Don Tomas Osorio
imasuperipue
Bienvenido, te invitamos a descubrir Aspariegos, un lugar para vivir.
26-Feb-2017 16:13

 

Villapando homenajeo a Tomas Osorio y Primitivo Gutierrez por sus 50 años y 60 años de ordenacion

Tomás Osorio, párroco.

BELÉN ALONSO, VILLALPANDO Los sacerdotes Tomás Osorio y Primitivo Gutiérre fueron homenajeados en Villalpando con motivo de la celebración de su 50 y 60 aniversario, respectivamente, de su ordenación sacerdotal.

La Villa se echará hoy a la calle para acompañar en tan señalada fecha a su párroco y vicario parroquial.

Tomás Osorio se muestra «abrumado» por la iniciativa y respuesta vecinal, que se venía fraguando clandestinamente desde meses atrás y de la que han tenido conocimiento hace «escasos días».

Atrás queda el joven nacido en Fuentes de Ropel que tras cursar la enseñanza elemental en su pueblo se le presenta la disyuntiva de ir a estudiar el bachillerato a Zamora o hacerlo en el seminario de Valderas, con una posible vocación al sacerdocio. «Escogí la segunda. Tal vez porque fue una manera de llamarme el Señor a través de la propuesta de mi madre. Allí estuve dos años y en 1948 pasé a la Universidad Pontificia de Comillas en Cantabria».

En Comillas completa sus estudio humanísticos y luego obtiene la licenciatura en Filosofía y Teología y en 1960 fue ordenado sacerdote, «de eso hace ahora 50 años».

A pesar de su ordenación no comienza ejercer de sacerdote y marcha a Roma a estudiar Historia (una de sus grandes pasiones) y tras algunos problemas de salud regresa a Zamora comenzando sus tareas pastorales en la iglesia de la Horta de Zamora.

Entre 1964 y 1969 es párroco de Aspariegos y entre 1969 y 1977 fue rector y profesor y profesor en el Seminario Menor de Toro. Desde ese año desempeña las funciones de párroco en Villalpando y hasta su jubilación fue profesor de religión del Instituto «Tierra de Campos» de la Villa.

Tomás Osorio reconoce que lo mejor de su vida sacerdotal «ha sido el conocer algunos movimientos de espiritualidad que hay ahora en la Iglesia, que son actuales, modernos como la comunidades neocatecumenales, los focolares... También siento mucha ilusión por haber hecho en Villalpando una iglesia nueva, San Nicolás».

El sacerdote también tiene una faceta de escritor con la publicación de cinco libros, entre ellos « "El voto inmaculista de Villalpando", la niña de mis ojos».

Osorio no es ajeno a la falta de vocaciones sacerdotales que en su opinión «solo pasa en España y en Europa occidental. Este problema no existe en el resto del mundo. Las estadísticas a nivel de la Iglesia Universal revelan que en 2005 había 405.000 sacerdotes y en 2010 410.000». El problema actualmente se está estudiando sociológicamente y desde su punto de vista «falta espiritualidad entre los jóvenes».

Se muestra contrario a la ordenación de mujeres como sacerdotes «por institución Divina el Señor sólo eligió hombres entre los Apóstoles. Las mujeres tienen otras misiones y siempre digo en homilías que hay cuatro iglesias en la Villa, tres de las cuales está presididas por la Virgen María», pero no se opone a la entrada de ellas en la cofradías de Semana Santa, «aquí en Villalpando nunca ha habido problemas.

Los hay en Zamora, porque aquí siempre ha habido cofradías mixtas». Tomás Osorio asegura que la retirada de los crucifijos de los colegio se ha realizado en la región de «una forma mucho más normal sin crear problemas y puede suceder que esas personas que abogan por quitarlos, después en su entierro, buscan uno cristiano con el crucifijo encima del ataúd». Este tema nos lleva a una apreciación del sacerdote en la que asegura sonriendo que «bautizo y entierro a todo el mundo, porque aquí no ha habido nunca un entierro civil».

En otro orden de cosas, Tomás Osorio anunció que la Villa se implicará en albergar jóvenes extranjeros que vengan a participar en la Jornada de Juventud en familias locales. Asimismo, destacó «el despegue hacia arriba» y «la buena salud» de la Pasión villalpandina. No en vano desde su llegada a la Villa han nacido tres cofradías y se han encargado dos imágenes nuevas, «yo los veo muy entusiasmados y centrados. Trabajamos unidos y sin problemas de ningún tipo». Por último, respecto a cómo le gustaría ser recordado aseguró tajante «según mis principios de cuando me ordené sacerdote: Siempre sacerdote, en todo sacerdote, solo sacerdote».

7